Variantes “siempre va a haber” y hay que tenerlas en observación, porque con los millones de infecciones en todo el mundo, el virus “ha tenido oportunidades de mutar lo suficiente como para crear otra cepa. De momento no ha sucedido, y gracias que ha sido así, pero puede suceder”.