El 16 % de la población adulta tiene el dolor crónico como principal causa de incapacidad

El 16 % de la población adulta tiene el dolor crónico como principal causa de incapacidad

‘El reto del dolor discapacitante, cuando el paciente nos necesita’.

El dolor discapacitante afecta de forma determinante la vida cotidiana y laboral de los pacientes que lo sufren. Por ello, el abordaje que realizan los médicos en Atención Primaria, así como los especialistas en las Unidades del Dolor son clave para brindarles tratamientos y herramientas que les permitan tener una mejor calidad de vida. Esta ha sido una de las conclusiones más relevantes del taller ‘El reto del dolor discapacitante, cuando el paciente nos necesita’, celebrado durante el 20º Congreso Nacional Médico y Farmacéutico organizado por SEMERGEN y SEFAC en el Colegio de Médicos de Valencia, y que ha contado con la colaboración de Grünenthal.

Expertos en la materia han recordado que este tipo de dolencias repercuten además en la psique del paciente y es básico para que pueda recuperar su funcionalidad. “En muchos de los casos los enfermos no pueden moverse, tienen limitada su funcionalidad y esto genera una gran alteración de su estado de ánimo, repercutiendo no solo en el paciente sino en su entorno familiar”, ha puntualizado el Dr. Pedro Juan Ibor Vidal, médico de familia, coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor de SEMERGEN y moderador del taller.

Fuente: Grünenthal 01-02-2020


Etiquetas asignadas al artículo:
dolor crónicoincapacidad

Artículos relacionados

El Centro de Protonterapia de Quirónsalud, galardonado con uno de los Premios Valonia 2019

En la categoría de Economía. Quirónsalud e IBA (Ion Beam Applications S.A., EURONEXT), han recibido de manera conjunta el Premio

Casi un 10% de niños de 11 años ha probado el tabaco

La exposición a la nicotina de niños y adolescentes puede tener efectos nocivos en el desarrollo del cerebro. El estudio

Investigadores desarrollan una terapia celular para tratar lesiones medulares

Ensayos clínicos. Veinte años de investigación y cuatro ensayos clínicos han dado como resultado la primera terapia autorizada en España