La actividad física aumenta el bienestar y contribuye a la adecuada evolución del embarazo y el parto

La actividad física aumenta el bienestar y contribuye a la adecuada evolución del embarazo y el parto

Atención menos medicalizada de su embarazo y su alumbramiento.

En España, la edad media de las mujeres que dan a luz por primera vez es de 30 años. Y, a diferencia de los países en desarrollo, en nuestro país casi todas son atendidas por un profesional durante la gestación y el parto. Esta atención ha hecho que tanto la mortalidad materna como la neonatal hayan disminuido. Sin embargo, son muchas las mujeres que reclaman una atención menos medicalizada de su embarazo y su alumbramiento.

En la sanidad privada se realizan más partos instrumentales que en la pública y la tasa de cesáreas supera el 30 por ciento, cuando la organización mundial de la salud recomienda no superar el 15 por ciento.

Asimismo, es muy importante que se lleve a cabo una alimentación variada y equilibrada, que procurará al bebé los nutrientes que necesita para su desarrollo. Además, la actividad física aumenta el bienestar y contribuye a la adecuada evolución del embarazo y el parto.

El doctor José Ángel Espinosa, especialista en Ginecología y Director de la Unidad de Parto Afectivo del Hospital San Francisco de Asís, aborda en el programa ‘¿Qué me pasa doctor?’ de La Sexta, la atención humanizada en el embarazo y el parto y los beneficios de la actividad física durante este periodo.

Fuente: Atresmedia 16-06-2019


Etiquetas asignadas al artículo:
actividad físicaembarazoparto

Artículos relacionados

Seis personas graves en Francia tras participar en un ensayo Farmacéutico

Seis personas se encuentran en estado grave tras participar en un ensayo médico de un laboratorio europeo para probar un

Edición de genes simplificada para la investigación.

Una nueva técnica para el estudio del ADN, permitirá realizar de una forma más sencilla y económica investigaciones en el

Los serios efectos de dormir mal

Dormir mal. Un estudio en «Nature Medicine» revela que dormir mal interrumpe la capacidad de nuestras células cerebrales para comunicarse