Pablo Barrecheguren: “Los videojuegos no generan comportamientos agresivos”

Pablo Barrecheguren: “Los videojuegos no generan comportamientos agresivos”

Doctor en Biomedicina publica ‘Neurogamer’, un libro sobre los videojuegos desde el punto de vista neurocientífico

La industria de los videojuegos es más grande, en muchos países, que la del cine y la música juntos y un gran porcentaje de la población juega a videojuegos. Entonces, ¿por qué siguen estando tan denostados? ¿Son tan adictivos como dicen? ¿Nos vuelven más violentos? Para responder a estas y otras cuestiones, el neurocientífico y divulgador Pablo José Barrecheguren Manero, que es además un gran aficionado a los videojuegos, ha escrito Neurogamer, un libro en el que analiza, con las evidencias científicas en la mano, qué hay de verdad y qué no en estas afirmaciones. Además, pone de manifiesto todo lo bueno que los videojuegos pueden hacer por nosotros si les damos la oportunidad.

Pregunta- ¿Qué le llevó a escribir “Neurogamer”, su cerebro de neurocientífico- divulgador- o su ‘yo’ amante de los videojuegos?

Respuesta- No sabría decirte, es un poco como qué fue antes si el huevo o la gallina. Cuando hacía la tesis y el master, jugaba muchísimo a videojuegos, y menciono en el libro que durante la tesis vi una charla de una de las neurocientíficas pioneras en neurociencia de videojuegos y me pareció muy interesante la idea de poder investigarlos desde un punto de vista neurocientífico. Fue cuando empezó a rondarme por la cabeza lo que escribir un libro, que tuviera además una personalidad propia, y este libro es el primero que hay de este tipo.

P- ¿Qué vamos a encontrar en él y en quién pensaba que lo leyera cuando lo escribió?

R- Es un libro de divulgación sobre los videojuegos basado en la evidencia científica. Al buscar información sobre el tema, me di cuenta de que había muchísimos artículos que hablaban de que los videojuegos, pero sin buscar referencias en la ciencia, eran más bien artículos de opinión, no estaban basados en la investigación científica pura y dura. Así que pensé que sería una buena idea hacerlo yo.

Creo que puede ser un libro para todos los públicos, independientemente de que te interese más la parte ‘neuro’ o la de videojuegos. He intentado hacer que sea un puente entre estos dos tipos de personas, pero también lo he escrito pensando en los cuidadores de niños o adolescentes que juegan a videojuegos, que no saben nada de videojuegos, que están preocupados y que quieren entenderlos para saber si es verdad que crean adicción, que son violentos, etc. Los videojuegos son un tema que afecta a la mayor parte de la población, porque es una industria en muchos países más grande que el cine y la música juntos.

P- En este libro trata ideas muy extendidas sobre los videojuegos, como que son muy adictivos, que nos vuelven violentos… ¿Qué dice la ciencia al respecto?

R- Sí, estas son las dos cosas que más se afirman de los videojuegos es que fomentan la violencia y que son muy adictivos, por eso es en las que más me he centrado. En cuanto a si generan agresividad en los jugadores, con las evidencias que tenemos hoy día, podemos afirmar que no es así porque los estudios apuntan a que, o no generan ningún comportamiento agresivo, o que en caso de que algunos videojuegos puntuales pudieran generar en algunos grupos de personas, este efecto es mucho menor que el que generan otros factores, como vivir en un entorno donde hay violencia. De hecho, la asociación estadounidense de psicología pide que se deje de poner el foco en los videojuegos como generadores de comportamientos violentos porque se deja de poner el foco en los problemas que de verdad sí la generan.

P- Otra creencia muy extendida es que, si jugamos a los videojuegos, somos más sedentarios. ¿Cuánto de verdad hay en esto?

R- La verdad es que no he investigado concretamente si por jugar a videojuegos llevas una vida más sedentaria, pero sí estudié los videojuegos como tratamiento. Hay un grupo de videojuegos, lo ‘exergames’, que requieren moverte, y son muy interesantes, porque se están investigando como tratamiento o aproximaciones a fisioterapia. Por ejemplo, cuando tienes una persona con dolores crónicos y que no se mueve por ese dolor, cuando para rehabilitarse se necesita lo contrario. Se está viendo que, como apoyo, y con una supervisión adecuada, los videojuegos están dando muy bien resultados, porque son divertidos e incentivan a estas personas a que hagan unos movimientos que necesitan para su rehabilitación y que, de otra manera, no hacen.

P- Al contrario de lo que se piensa, los videojuegos sí pueden ayudarnos a nuestro cerebro en muchos aspectos. ¿En qué?

R- Sí, se han comprobado que algunos videojuegos pueden tener efectos positivos en algunos aspectos, como la memoria de trabajo, pero todo apunta a que, si queremos utilizar los videojuegos para mejorar determinadas habilidades cognitivas, lo que hay que hacer es diseñar los videojuegos específicamente para entrenar bien esas habilidades. En este sentido, hay resultados de estudios muy prometedores.

P- ¿Cómo terapia antienvejecimiento, como afirma en el libro?

R- Sí, eso también se está investigando, pero es lo que te decía, que para entrenar determinadas habilidades cognitivas que se pueden deteriorar con la edad, es mejor que sean videojuegos diseñados específicamente para eso. En España se están llevando a cabo algunos estudios con personas en la tercera edad.

P- También dedica un capítulo a ‘Empatía y videojuegos’…

R- Este capítulo lo pensé sobre todo porque también se dice que hay videojuegos que potencian determinados valores negativos. Y en este sentido, sí se está viendo que, efectivamente, los videojuegos no son elementos neutros culturalmente, como tampoco lo es una película, y se está estudiando es si contribuyen a potenciar determinados valores negativos, pero no está claro aún. Lo que yo quise con este capítulo es poner el acento en el posible factor positivo, es decir, en que pueden transmitir valores positivos y hacernos empatizar con algunos problemas como el conflicto entre Israel y Palestina, sobre el que se hizo un videojuego, el Peace Maker, o el That, Dragon cancer, que trata de una familia que tiene un niño con esta enfermedad. Hay mucho potencial también ahí.

P- Después de haber escrito este libro y como declarado aficionado a los videojuegos, deducimos que sí recomienda jugar a los videojuegos, ¿en qué casos? ¿Con algún tipo de límite de tiempo, edad…?

R- Yo lo recomendaría igual que leer un libro o una película, porque, al igual que ocurre con los videojuegos, los hay muy buenos y que aportan valores muy interesantes y otros que son una bazofia y no aportan nada. Siempre y cuando te sigas moviendo, haciendo ejercicio, no caigas en hábitos negativos… yo lo aconsejo. En caso de los adultos, son ellos los que se lo tiene que gestionar, y en el caso de los adultos y los adolescentes, esta responsabilidad recae en los padres. Pero no desde el prejuicio, que es lo que suele pasar ahora. A mí cuando alguien me dice que no juega a ningún videojuego, me da pena, porque es como si me dijera que no ve películas o no lee libros, creo que se está perdiendo cosas.

P- ¿Por qué cree que los videojuegos están tan denostados?

R- Porque hasta hace poco, era una herramienta muy nueva y que no se entendía muy bien, y siempre hay una fase inicial de rechazo, como pasa con todo. Todavía nos estamos adaptando, pero creo que, por suerte, esto está cambiando y eso es bueno para poder sacarles el máximo partido.

Fuente: 20 Minutos 23-05-2021



Artículos relacionados

El Ministerio de Ciencia destina 101 millones de euros para la promoción de talento científico

Programa Estatal de Promoción del Talento y su Empleabilidad. El Consejo de Ministros ha autorizado a la Agencia Estatal de

Epilepsia: Unas 400.000 personas la padecen en España

La expectativa de vida de los pacientes con epilepsia se ve reducida entre 2 y 10 años, Hoy, 24 de

«El alzhéimer no duele, pero hace daño»

«No duele, pero hace mucho daño». Urbano Fernández tiene 59 años y hace once que padece alzhéimer. Es plenamente consciente