Hallan una forma genética de ELA en niños

Hallan una forma genética de ELA en niños

Lo publica la revista científica “Nature Medicine”.

La esclerosis lateral amiotrófica, conocida como ELA, es una patología que ataca a las neuronas del cerebro y a la médula espinal encargada de controlar el movimiento, convirtiéndose en una enfermedad neurodegenerativa muy invalidante que tradicionalmente afecta a adultos jóvenes. Pero también puede atacar a los menores, tal y como acaba de confirmar un estudio dirigido por científicos de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos y la Universidad de Servicios Uniformados realizado en 11 pacientes con incógnitas médicas que han descubierto una forma nueva y única de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que comienza en la infancia, tal y como publica la revista científica “Nature Medicine”.

A diferencia de lo que ocurre habitualmente en los casos de ELA, la enfermedad comenzó a atacar a estos pacientes durante la infancia y empeoró más lentamente de lo habitual. En este caso, la patología se vinculó a un gen, denominado SPTLC1, que forma parte del sistema de producción de grasa del organismo, por lo que los resultados preliminares sugerían que apagar genéticamente la actividad de SPTLC1 podría convertirse en una estrategia eficaz para combatir este tipo de ELA.

Fuente: La Razón 04-06-2021


Etiquetas asignadas al artículo:
ELAgenesInvestigaciónNiños

Artículos relacionados

Definen cuatro tipos de cefalea asociada al coronavirus

En algunos pacientes pueden quedarse de forma crónica. Investigadores han definido hasta cuatro tipos de dolor de cabeza o cefalea asociados

La Fundación Asisa y la RANM, juntas para impulsar actividades centradas en la medicina y la salud

Docencia y la divulgación científico-médica. Fundación ASISA y la Real Academia Nacional de Medicina de España (RANM) han suscrito un

Investigadores abren vías para tratamiento al descubrir cómo las células cancerosas evaden defensas inmunes

Descubrimiento publicado en la revista ‘Cancer Discovery’. Investigadores del Memorial Sloan Kettering (Estados Unidos) han aprendido cómo la inestabilidad cromosómica