Dra. Concepción Pérez: «El cáncer es hoy en día considerada una enfermedad crónica»

Dra. Concepción Pérez: «El cáncer es hoy en día considerada una enfermedad crónica»

La terapia intratecal muestra «eficacia altísima» para el dolor oncológico.

El dolor crónico puede afectar a la respuesta de un tratamiento oncológico, por ello, los expertos advierten de la necesidad de diagnosticarlo y tratarlo adecuadamente. Los avances sanitarios, especialmente los tecnológicos, resultan claves para hacerlo.

Concepción Pérez, jefa de la Unidad del Dolor del Hospital La Princesa de Madrid, explica en una entrevista cómo se ha avanzado estos años y explica cómo la terapia intratecal ha mejorado la calidad de vida de los pacientes.  

A continuación se recoge parte de la entrevista:

«En la actualidad han aumentado las cifras de supervivientes, aumentando de manera considerable el dolor en este grupo de pacientes»

Pregunta- En los últimos años la supervivencia de pacientes con cáncer ha aumentado en gran medida, ¿se están haciendo los mismos esfuerzos por reducir el dolor y, por tanto, que tengan mayor calidad de vida?

Respuesta- Han existido muchos avances en el abordaje del cáncer. De hecho, el cáncer es hoy en día considerada una enfermedad crónica. Esto es fundamental, en un mundo en que la prevalencia de cáncer va también a aumentar. Sin embargo, paralelamente a esto también ha aumentado la prevalencia de dolor en cáncer.

Por un lado, no han disminuido las cifras de dolor previas y por otro, han aumentado las cifras de supervivientes, aumentando de manera considerable el dolor en este grupo de pacientes. En este sentido, aunque existen avances en el abordaje del dolor oncológico, han sido más modestos y sigue faltando mucha necesidad de abordaje del dolor en el cáncer. Siguen existiendo muchas barreras que se solventarían con una formación adecuada de todos los profesionales implicados y de los pacientes.

«La causa más frecuente por la que el dolor modifica un tratamiento oncológico es la neuropatía por quimioterapia»

P- Se estima que el dolor crónico puede afectar a la respuesta al tratamiento oncológico, ¿de qué forma han observado esta circunstancia?

R- La causa más frecuente por la que el dolor modifica un tratamiento oncológico es la neuropatía por quimioterapia, que obliga en ocasiones a disminuir dosis o incluso a suspender el tratamiento. Además de esto me parece importante resaltar que el dolor sí que cambia la calidad de vida de los pacientes y existen diferentes estudios que demuestran que un adecuado control del dolor prolonga la supervivencia.

Por ello, es imprescindible concienciar a médicos y pacientes sobre la necesidad de diagnosticar y tratar adecuadamente el dolor en el cáncer.

«La terapia intratecal consiste en la implantación de un dispositivo que libera fármacos directamente en el líquido cefalorraquídeo»

P- La administración farmacológica dirigida directamente al líquido cefalorraquídeo es una realidad, ¿en qué pacientes está indicada principalmente?

R- Si, la terapia intratecal consiste en la implantación de un dispositivo que libera fármacos directamente en el líquido cefalorraquídeo. Esto permite tener unas concentraciones elevadas de fármaco en sus receptores, tanto en la médula espinal como en el cerebro, con pequeñas dosis. La ventaja es una eficacia altísima con pequeñas dosis y por ello con menos efectos secundarios.

Las principales indicaciones son el dolor refractario, que no responde a tratamientos convencionales y también la analgesia en pacientes intolerantes a los fármacos, especialmente los opioides, que al no poder dar la dosis adecuada tienen un mal control del dolor.

P- ¿Cómo es el proceso de administración de fármacos analgésicos mediante esta técnica?

R- Consiste en la implantación en quirófano de un catéter en la espalda que se sitúa en el espacio intratecal y que se conecta en el abdomen a un dispositivo electrónico, una bomba de infusión que se coloca internamente debajo de la piel, en el subcutáneo. Esta bomba tiene un reservorio interno que se rellena con fármacos (opioides, anestésicos locales, ziconotide…) y que permite una programación electrónica que libera a través del catéter a la médula espinal la cantidad de fármaco que hemos programado.

Fuente: Redacción Médica 09-02-2022
 


Artículos relacionados

¿Quién sufrirá la Covid más grave? Una muestra de sangre lo revela

Un grupo de científicos españoles ha descubierto los mecanismos implicados en esta relación. La obesidad es uno de los factores que influyen

L. González: «Infarma es un congreso de referencia»

Recientemente se acaba de celebrar en Barcelona el Salón de farmacia Infarma, organizada conjuntamente con el COF de Barcelona y

Dr. Grande: «La verdad soportable es la rigurosidad de lo que tienes que contarle al paciente que tiene un tumor»

Relación médico-paciente basada en la confianza. La mayoría de personas no están preparadas para recibir un diagnóstico de cáncer. Se