Héctor Bueno: «Los factores de riesgo cardiovascular son determinantes, pero influyen el lugar donde se vive o el género»

Héctor Bueno: «Los factores de riesgo cardiovascular son determinantes, pero influyen el lugar donde se vive o el género»

Primer coordinador científico de la Estrategia en Salud Cardiovascular.

La Estrategia en Salud Cardiovascular del Sistema Nacional de Salud (ESCAV) se dio a conocer por un polémico punto que llevó a error: disuadir a la población a través de la hostelería del consumo de alcohol. Pero lo cierto es que hay much trabajo técnico y médico detrás de este documento que pretende promover los hábitos saludables en la población para evitar el coste en tratamientos y en muertes.

De momento, al primer coordinador científico de la ESCAV, Héctor Bueno, le han reclamado de varios foros internacionales para presentarla, con excelente acogida. Este cardiólogo del Hospital Universitario 12 de Octubre, de Madrid, y del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), es un médico convencido de que su trabajo está al servicio del enfermo y de la sociedad. Por eso defiende el cambio de paradigma que propugna el documento: conseguir que el sistema sanitario vea por delante de coronarias y válvulas a las personas, incluso cuando aún no son pacientes.

Pregunta.-  Para muchos la estrategia se ha quedado en unos titulares sobre el vino, pero usted, que se la conoce en toda su extensión, ¿qué hubiese destacado?
Respuesta.- Es un proyecto que pretende promover la salud cardiovascular (CV) de un país. Se trata de una nueva propuesta para enfocar al ciudadano hacia la salud CV, que empieza desde la infancia, y no está en el sistema sanitario, ni en los hospitales, sino en los ciudadanos. Buscamos generar un cambio filosófico; por supuesto actuar sobre los factores de riesgo, pero también tener en cuenta otros aspectos que influyen, como el nivel socioeconómico, el lugar donde se vive o el género. Si queremos mejorar, hay que elevar el grado de educación en salud de nuestra población. En cuanto al alcohol, es un tema complejo, mediado por diversos intereses. Las posturas que se han expuesto no son tan contradictorias como pueda parecer, pero requieren de matizaciones que no caben ni en un titular ni en un tuit.

P.- ¿Qué es lo que matizaría?
R.- Hay que tener en cuenta que de acuerdo al nivel de evidencia, se propone una actuación. Si la evidencia es abrumadora (como la aportada por ensayos clínicos, que no tenemos sobre el consumo de alcohol), la acción ha de ser contundente; pero si la evidencia no es tan elevada, la acción ha de ser más prudente, sobre todo si impacta en usos arraigados; entonces es aconsejable que se acompañe de campañas informativas adecuadas.
Pero en lo que atañe al alcohol, ¿qué es lo ha cambiado con los años?
En la evidencia sobre alcohol ha habido cambios a lo largo de los años, lo que explica que se hayan mezclado conceptos antiguos con otros más modernos. Hace unos años se propuso que tenía ciertos beneficios cardiovasculares, parece ser que por el incremento de los niveles de colesterol HDL, e incluso se recomendaba la copa de vino en las comidas. Sin embargo, más recientemente, varios estudios epidemiológicos muestran que el alcohol se asocia a más mortalidad, incluida la cardiovascular, además de asociarse al cáncer o a la patología hepática. De ahí que la tendencia ahora sea no utilizar el alcohol como estrategia de prevención cardiovascular. Que esas evoluciones en la evidencia lleven a una decisión con mayor o menor peso puede ser discutible. Una copa en una comida o una copa en las comidas en ciertas personas no tiene por qué ser un problema, pero si todos tomáramos una copa en cada comida, acabaríamos teniendo más problemas de salud.Desde mi punto de vista, considero injusto que de la estrategia se haya destacado un solo punto, ni siquiera de la parte nuclear del proyecto, después de todo lo que se aporta gracias al trabajo de tantos profesionales.

P.- Pues vayamos al meollo. La estrategia es heredera de otra sobre cardiopatía isquémica, puesta en marcha en 2007: ¿de buscar el control de la mortalidad prematura se quiere ahora aumentar la longevidad?
R.- Sí, es un cambio de paradigma que implica empezar a trabajar con la población desde antes. El mayor éxito que podía tener esta estrategia, lo digo como cardiólogo, es que no tuviéramos pacientes. No ocurrirá nunca, porque siempre habrá enfermedades, pero se pueden prevenir y retrasar. Por eso la ESCAV no está centrada en la enfermedad ni en el sistema, sino en la promoción de la salud de los ciudadanos. Para eso, tenemos que empezar en los colegios y en nuestro entorno, siguiendo por la atención primaria (AP).

Fuente: El Mundo 06-06-2022

Etiquetas asignadas al artículo:
Héctor Buenosalud cardiovascular

Artículos relacionados

Juan Carlos Izpisúa: “La edición genómica será asequible a toda la población”

Edición genómica. El investigador español explica los detalles de la investigación que ha permitido borrar una enfermedad hereditaria en un

Fernando Llovet: «La fatiga visual y la sequedad ocular son síntomas derivados del confinamiento»

Fernando Llovet, oftalmólogo, director médico y cofundador de Clínica Baviera, aborda en una entrevista con La Razón, qué consecuencias ha

Dr. Hidalgo: «La Covid-19 es una enfermedad tiempodependiente, cuanto antes se trate, mejor evolución tendrá»

La neumonía es una de las causas más importantes de mortalidad que existen en la actualidad. Antonio Hidalgo, médico especialista