Dr. Albiñana: «La mayoría de las displasias de cadera que se diagnostican en el paritorio las podemos controlar»

Dr. Albiñana: «La mayoría de las displasias de cadera que se diagnostican en el paritorio las podemos controlar»

La articulación del codo es la segunda en la preponderancia de las fracturas de los niños.

El doctor Javier Albiñana, que estudió Medicina en la Universidad de Navarra, se especializó en Traumatología y Cirugía Ortopédica en el Hospital de La Paz en Madrid; y que ahora es cirujano ortopédico infantil del Ruber Internacional de Madrid, aborda en una entrevista con OK Diario, las patologías congénitas o degenerativas en niños.

A continuación se recoge parte de la entrevista:

«La patología ortopédica y traumatología infantil debe ser manejada por profesionales que nos dediquemos al mundo del niño»

PREGUNTA.- Ciertas patologías, congénitas o degenerativas, particulares en los niños deben ser tratadas por traumatólogos especializados y con experiencia suficiente en el manejo de estas enfermedades. ¿Realmente sucede así en España?

RESPUESTA.- Desde principios de los años 80 en España y fundamentalmente en Madrid se empezó a desarrollar la ortopedia infantil. De hecho, es una subespecialidad que no está reconocida por el Ministerio de Educación y Ciencia.

La patología ortopédica y traumatología infantil debe ser manejada por profesionales que nos dediquemos al mundo del niño. En ciudades como Madrid o Barcelona es muy fácil porque tenemos un volumen de niños que nos permite que ciertos profesionales nos dediquemos solo o en exclusiva al niño y al adolescente. Entiendo que en otras zonas con un menor número de habitantes es muy difícil que un médico se dedique solo y especialmente al niño y no trate adultos, pero la patología del niño debe ser manejada por profesionales del mundo pediátrico. En ocasiones, vemos segundas opiniones de profesionales que lo habrán hecho con su mejor intención y voluntad manejando patologías que quizás por la frecuencia que las atienden se les escapa de las manos y el manejo no es el adecuado.

P.- ¿Cuáles son las patologías más prevalentes en traumatología infantil?

R.- En nuestra subespecialidad primero está la traumatología, es decir, todo aquello que engloba y abarca las fracturas del niño que por sus actividades deportivas es una patología frecuente. Después está la cirugía ortopédica que se dedica a resolver las deformidades y las malformaciones. Dentro de la cirugía ortopédica el área anatómica quizás sea más intensa la articulación de la cadera.

P.- ¿En qué consiste la displasia de cadera y cuándo se diagnostica?

R.- Dentro de la patología ortopédica de la cadera que es la articulación más frecuentemente afectada en las alteraciones ortopédicas, está la displasia de cadera. Comúnmente se conoce como la luxación congénita de cadera que es una alteración, no siempre, pero en la gran mayoría de los casos congénita, es decir, que se nace con ella. El 99% de los casos de se pueden y se deben diagnosticar en el paritorio. Consiste en que la congruencia de la cavidad de la cadera con la cabeza del fémur está alterada en diversos grados, desde alteraciones simplemente morfológicas hasta que incluso la cadera esté luxada, es decir, completamente desmontada.

El manejo depende de la intensidad de la alteración. No tiene el mismo pronóstico una alteración de la forma de la cadera que cuando existe una alteración de la forma y la estabilidad. El cuadro máximo es cuando la cadera está luxada, se nace con ella fuera de su sitio y el manejo también depende de otro factor que es la edad. La gran mayoría de las displasias de cadera que se diagnostican en el paritorio las podemos manejar y controlar con arneses y ortesis de forma conservadora. El éxito de esos abordajes terapéuticos oscila hasta más del 80%, pero esa misma patología en un niño que ha empezado a ponerse de pie con 10 o 11 meses, se invierte y es la misma patología, pero a esa edad la alteración anatómica empieza a ser más intensa y la gran mayoría se resuelve de forma quirúrgica, con una o dos cirugías.

«Cuando un niño cojea hay que explorar siempre la cadera»

P.- ¿Qué signos deben alertar a los padres de que su hijo puede tener un problema en la cadera?

R.- La cadera es una articulación que está muy escondida en cuanto al acceso y a la exploración clínica porque tiene una gran cobertura muscular, los glúteos por detrás, musculatura anterior, parte del cuádriceps, pero hay un signo inequívoco en la patología de cadera que puede ser una displasia, un perthers, un tumor, un cuadro reumático, entre otros. El debut y el signo clínico que debe alertar a los padres es la cojera. A veces oigo en consulta que si son vicios del niño y los niños no tienen vicios y cuando un niño cogea la causa más frecuente, independientemente de los traumatismos, radica en la articulación de la cadera. Cuando un niño cojea hay que explorar siempre la cadera porque una patología a nivel de la cadera el paciente lo puede reflejar sólo a nivel del muslo o la rodila en cuanto a dolor, pero hay que explorar la cadera que es muy sencillo: la apertura de las caderas y girarla hacia dentro son movimientos que quedan frecuente e intensamente restringidos cuando hay una afectación de esa articulación.

«La región anatómica que más frecuentemente se fractura en un niño es la muñeca»

P.- ¿Cuáles son las fracturas más habituales en los niños?

R.- La región anatómica que más frecuentemente se fractura en un niño es la muñeca, pero tiene la gran ventaja de que ocurre justo por encima de la zona de crecimiento, es decir, por la zona de esa membrana que tiene el niño alrededor del hueso y que no tiene el adulto que es el periostio. Por tanto, son fracturas que son intrínsecamente estables, es decir, que no afectan a la zona de crecimiento y que en 18-20 días curan incluso espontáneamente.

En segundo lugar, a mi juicio, la articulación del codo es la segunda en la preponderancia de las fracturas de los niños. En el codo hay muchas zonas y regiones de crecimiento y la gran mayoría de las fracturas precisan de solución quirúrgica porque esas zonas de crecimiento hay que restablecerlas y dejarlas exactamente igual que antes de que ocurriese la fractura.

Fuente: OK Diario 17-04-2022


Etiquetas asignadas al artículo:
Displasia de caderaDr. Javier Albiñana

Artículos relacionados

A. Carracedo: «El avance de la secuenciación de nueva generación ha sido una revolución»

La genética del cáncer y de las enfermedades psiquiátricas en edad infantil. El investigador Ángel Carracedo, aborda en una entrevista

Dra. Lorca: «El 70% de nuestro sistema inmune está en el intestino»

«Es conveniente comer alimentos lo más saludable posibles, de cultivo ecológico a ser posible, frescos e hidratarse adecuadamente» Ya llevamos

J. Aguilar: «Hay que trabajar para mejorar la disponibilidad de los medicamentos en las farmacias”

Las faltas de medicamentos en las farmacias aumentaron un 60% durante 2019 en toda España. Esta es una de las